lunes, 16 de septiembre de 2013

Homes na lúa

Primeiro foi Jules Verne, o tolo bretón que imaxinou ao ser humano viaxando á lúa, creando uns personaxes ataviados ao estilo decimonónico metidos nun foguete, presidente do Gun Club, Impey Barbicane, incluído.


Logo foron os ianquis os que viaxaron á lúa a colocar unha bandeira do seu país para non voltar xamais. Chulos eles.


Despois foron os Rammstein os que subiron a grisácea Selene a rodar un videoclip do seu afamado tema "Amerika", co que fan moitos amigos no país da hamburguesa.


E para rematar a xogada, un coruñés se deixa nunha administración de loterías un boleto do Bonoloto premiado con 4,7 millóns de euros. Iso si que é estar na lúa!:

 La Voz de Galicia, 15-09-2013

Buscan a un coruñés que perdió una primitiva de 4,7 millones 

Un lotero halló el boleto premiado en el mostrador de la administración

No se sabe si es hombre o mujer. Joven o anciano. Si ata los perros con longaniza o el final de mes le llega el día 5. Lo único que se sabe es que a día de hoy no se enteró de que hace un año fue a una administración de lotería de A Coruña para comprobar si su primitiva tenía algún premio y por un pavoroso despiste dejó abandonado el billete sobre el mostrador sin llegar a averiguar si le había tocado algo o no. De no aparecer de aquí a dos años, hará multimillonario sin quererlo al que encontró el billete. Que fue el lotero. Y sobre él caerían los 4,7 millones de euros con los que está premiado el único boleto acertante de primera categoría de un sorteo celebrado en junio del año pasado.
Sea quien sea, sufrió un espantoso despiste. Una de esas distracciones que alejan a uno de una isla paradisíaca, de mandar al jefe a freír espárragos o de dormir sobre una montaña de billetes.
Hasta este lunes, que su búsqueda será publicada en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), se mantiene en secreto qué día fue encontrado el boleto y en qué administración. Se conoce dónde fue sellado, que fue en el despacho de loterías número 44 de A Coruña, ubicado en el centro comercial Carrefour de Alfonso Molina, 44. Y los números son estos: 10, 17, 24, 37, 40 y 43. Son los que salieron del bombo del sorteo celebrado el 30 de junio del año pasado.
Puestos en contacto con el lotero de la administración número 44, sorprende su desconocimiento de que se busque todavía al ganador de aquel sorteo. «Yo pensaba que había aparecido el afortunado», confesó. Si se enteró por La Voz fue porque la ley es así de hermética, pues marca unos plazos y unas precauciones. Se lo tuvieron que callar hasta ahora, que ya pueden contar dónde se selló, pero no dónde se encontró. Sobre todo, para que no haya una avalancha de personas reclamando la propiedad del boleto y alterar así la investigación. Bien porque sea cierto que el año pasado se olvidaron uno en una administración o bien por pícaros. «Si ya en el terrible accidente de Angrois apareció un desalmado queriendo cobrar el seguro, imagínate por un billete premiado con cinco millones de euros», indican fuentes de Loterías. Todas las cautelas son pocas.
Sin rastro del premiado
Por el momento, se pueden contar muy pocas cosas del sorprendente hallazgo. Menos del que lo perdió. Lo único que trascendió es que el año pasado, en una administración del lotería de A Coruña, el lotero se encontró sobre el mostrador del negocio un billete de la primitiva. Y a nadie a su alrededor. La curiosidad lo arrastró hacia la máquina. Comprobó si estaba premiado y sobra describir la cara que se le quedó al hombre cuando la pantalla le anunció que estaba premiado con casi 5 millones de euros. Como es persona honrada, de esas que no podrían dormir con la conciencia manchada, lo puso en conocimiento de la Sociedad Estatal de Loterías. Hasta aquí se puede leer.
Los servicios jurídicos de loterías tramitaron un expediente de hallazgo. A partir de ahí se inició un proceso que mañana aparecerá en el BOP. ¿Aparecerá o aparecerán mil reclamando el boleto? Todos tendrán que demostrar que es suyo y comprobarlo no es nada fácil.

El primer equipo de fútbol en España era madrileño y nació en 1879

Noticia impactante en el mundillo de la investigación histórica del fútbol español. Los historiadores sevillanos han descubierto una crónica de 16-11-1879 en la que se informa de la constitución de un equipo de fútbol en el seno de una sociedad de cricket en Madrid y me acaban de dar la primicia. De ese modo, estaríamos ante el primer club de fútbol constituído en España (es decir, con junta directiva), anterior al R.C. Recreativo de Huelva (club polideportivo formado en 1889) y al Sevilla F.C. (que es el primer club específicamente futbolístico, nacido en 1890). En Sevilla y Xerez de la Frontera ya había clubs de criquet en 1879 pero el de Madrid (nacido en mayo) dio el paso de crear un equipo de "foot-ball" a finales de ese año. Por lo tanto, la noticia está en que el primer equipo de fútbol de España fue el "Cricket and Foot-Ball de Madrid", nacido en noviembre de 1879.





Enhorabuena a los colegas sevillanos por el hallazgo.

domingo, 15 de septiembre de 2013

Quien perdona...

RACING C. DE FERROL - CORUXO F.C. (0-0)
No pudo ser. Perdonar ocasiones conlleva una ley futbolística más vieja que la pelota. El Racing fue muy superior en el primer tiempo, dominante, posesivo y ambicioso pero solo faltó el gol, que es lo que cuenta para ganar y sumar. Eso va por rachas y por categorías. Unas veces haces mucho y no entra nada y otras ocurre al revés. En el 2º período el Coruxo se apretó la tuerca defensiva y se hizo impenetrable, incluído su portero. Todos de diez en el atrás olívico. Pero además el Racing se atascó, no estuvo tan fluído, y aún así las tuvo para ganar. Al final hubo que conformarse con un empate, premio al trabajo defensivo vigués y escaso botín a las ganas de un Racing que fue de más a menos pero que lo dio todo por la victoria. Nota: el centro del campo sigue sin aparecer. No es normal que tengan que ser Antonio o Forte los que la saquen para "crear" (o mandársela a Manu). ¿Dónde -o a qué- está Dani Rodríguez? Bien por banda derecha tanto el torpedo ortigueirés Marcos como el pequeño torpedo coruñés Vela, pero falta remate. O mejor dicho, explosión en las puertas contrarias. La U.D. Logroñés salió viva y el Coruxo F.C. también. Y falta un poco de tiro a puerta, y más presión al rival para robar. Detallitos, filamentos, flecos, cositas, que sumadas explican por qué el Racing no tiene ahora nueve puntos por lo menos. El Racing hoy bien, pero con márgen de mejora. Un punto es un punto y una rosa es una rosa, pero debieron quedar los tres en casa. Como contra la U.D. Logroñés (¡ay, esas ocasiones perdidas tan claras!). El fútbol (y la 2ª Div. "B") es así. Desde siempre.

viernes, 13 de septiembre de 2013

Crónicas terrestres dende un Marte futuro sen cidades-cúpula

Ano 2266 da cronoloxía dos antigos terrestres, 110 da era marciana, 65 da era atmosférica sen cidades-cúpula. Nun curruncho da despoboada Terra, ao noroeste da antigamente denominada península ibérica ou Españistán (deshabitada hai cen anos, na terceira etapa da Gran Fuxida) un estraño achado ten sobrecollidos aos científicos de Marte e Fobos. Naquel lugar, ocupado por unha impenetrábel tupiselva de megaeucaliptos, un misterioso pobo, metade animal metade mutante, coñecido polos historiadores marcianos como "galeguíes" ou "evacorregos" e por Wikipedia "hevacorrejos del sangenjo del roblecito", vive pendurado nas árbores alimentándose de follas e berrando repetidamente "evacorrego!!!, evacorrego!!!", de aí un dos nomes cos que son coñecidos polos catro gatos que se dedican a investigar a eses terrícolas retrógrados non fuxidos. 

O doutor Jiménez del Coso dirixiu unha exploración a ese misterioso lugar terrestre en 2255 sen arroxar datos definitivos. Os vinte millóns de marcialitos invertidos na viaxe de pouco serviron, porque nin tan sequera se puido establecer comunicación cos bizarros galeguíes, pese a que son quen de vocalizar esa misteriosa palabra ("evacorrego"). Pero, quen son os galeguíes? Algúns académicos heterodoxos e heterosexuais arriscan as súas carreiras dicindo barbaridades como que son descendentes dos antigos galegos. Mais, non está demostrado que os galegos existisen realmente algunha vez no pasado. O debate, igual que no referente aos amish ou os chupacabras, enfronta aos que defenden a súa existencia no pasado terrícola e aos que din que son unha simple lenda transplantada a Marte por desaprensivos e novelistas con moito tempo libre. 





A Academia da Historia Verdadeira Oficial Irrevocábel Inmutábel (máis coñecida polas siglas ACADEHISTOVERDAOFIIRRINMUT), na entrada "Galegos", di: "Segundo as lendas terrestres, os galegos eran adoradores do lume, facían grandes incendios ao deus Eucaliptcoatl -parido pola axila por unha deusa da antiga Australia chamada Adelaida Sidney Gamberracoatl- e tocaban a gaita e o pandeiro e comían tarántulas mariñas vivas. Unha furiosa tempestade de cinza e merda licuada enviada por Yahvé-usté (deus da especulación e a madeira para palés) acabou con eles por pecadores e como non quedou ninguén vivo para talar a árbore sagrada e ofrecela en holocausto ao Señor X a selva creceu de tal xeito que cubriu cada centímetro do territorio. Iso di a lenda, non obstante, non se atoparon restos de cidades, nin maquinaria forestal, nin ciber-cafés, nin mangueiras, nin neóns de Gadis, nin bancos, nin bares, nin gaitas que corroboren que os galegos existiron en realidade. 

Para máis información ver a obra de 223 tomos titulada "Myths, Tales and Other Pijadas of Earth Peoples before the Great Escape" do profesor Rammstein ou consultar a entrada de Wikipedia "gallegos de la puente del seijido" (en gallego, y oficialmente, "galegos")", onde se aportan máis datos sobre ese pobo lendario que só existiu na imaxinación de Castelao, Xan das Bolas, Gayoso e Cañita Brava.

Houbo un tempo

Houbo un tempo pasado no que en Galicia non existía o eucalipto. As paisaxes eran inmensamente fermosas, o monte estaba vivo, activo e existía armonía entre a natureza, os seus recursos e os seus habitantes. Un tempo no que Galicia era verde sen pedir perdón por iso, verde por natureza.
Nas últimas catro décadas esa realidade mudou. O monte foi abandonado e, co tempo, quedou exposto á especulación. Á implantación masiva e desordenada de eucaliptos (árbores foráneas de crecemento rápido), parques eólicos, canteiras e minas. As provincias de Pontevedra e A Coruña están ateigadas da árbore australiana, e as fragas, outrora raíñas da paisaxe, foron cedendo espazo e interese para os galegos. Agás nos ríos (destacando as do Eume) e determinados lugares aillados, o resto desas provincias é un enorme eucaliptal mal coidado, case nunca limpado e sempre exposto a un fenómeno que empezou a manifestarse nos anos setenta: os incendios. Lumes provocados, porque á altura do tempo no que andamos resultaría unha inxenuidade descomunal pensar que o fogo prende só, polas calores, por raios ou por intervención divina ou extraterrestre. Os lumes son intencionados, e por múltiples causas, todas elas especulativas. E o peor é que tamén afectan ás provincias non "eucalípticas", Lugo e Ourense, porque os intereses van máis aló. 





Neste mesmo minuto, e dende hai moitas horas, arde por completo unha das paraxes máis fermosas de Galicia. O Monte Pindo, auténtico castelo rochoso erguido xunto á costa veciña da Fisterra. O terrorismo forestal xa intentou arrasar as Fragas do Eume (eu mesmo vin aquela triste tarde dous focos diferentes, pese ao que diga o Seprona) e seguirá intentando aniquilar todos os espazos naturais galegos. Por que? Para que? De seguro que hai moitos motivos. Crear cotos de caza (xa é sabido que en Galicia os escopeteiros campan ás súas anchas polos montes), ampliar pastos para o gando, forzar á recualificación de espazos coa fin de poder implantar futuras explotacións mineiras, estimular o crecemento do eucalipto... Dúcias de razóns as que poderian explicar este fenómeno que destrúe o patrimonio natural galego, que é de todos, ao servizo de intereses particulares executados con métodos mafiosos. Os sicarios do lume, os terroristas a tempo parcial, os descerebrados, seguirán prendendo lumes por todos os currunchos de Galicia mentras non se endurezan as leis, mentras se siga vendo ao monte como lugar de alimañas, mentras non se implante unha auténtica conciencia ecolóxica na poboación. Mentras non acaben no cárcere os culpábeis, Galicia seguirá sendo unha páxina de sucesos, unha realidade agachada baixo o fume da confusión, o lume das vanidades e a cinza da senrazón.

jueves, 12 de septiembre de 2013

La Segunda B de las incógnitas

La categoría de bronce del fútbol español, nacida en el estío de 1977 por obra y gracia de una RFEF presidida a la sazón por Pablo Porta, siempre ha cultivado la condición de liga de medias tintas. A caballo entre el profesionalismo que representa el "club de la comedia" llamado LFP y un amateurismo ficticio, la Segunda División B es siempre cambiante, un pozo de incógnitas y también un pozo literal para clubs con pretensiones caídos en su oscura y profunda verticalidad.
Soy de los que piensan que esta división de bronce debiera tener menos equipos, prescindir de los filiales y reducir grupos. Compaginar espectáculo, competición y rentabilidad económica no es fácil, y mucho menos en un fútbol como el español, tan concentrado, tan deslabazado. La sangría de clubs desaparecidos en los últimos años (Unión Deportiva Pájara-Playas de Jandía, Club Deportivo Móstoles, Club Deportivo Corralejo, Sección de Acción Deportiva Galáctico Pegaso Tres Cantos, Uniò Esportiva Lleida...),  no solo es amplia sino que va en aumento, y el drama afecta, cada vez más, a entidades grandes, de ciudades grandes y con historial más o menos grande. El último caso notable lo representa la U.D. Salamanca, que se fue al garete ahogada en un océano de deudas y malas gestiones. Pero con ser eso penoso, especialmente para su afición, lo peor es el esperpéntico epílogo que protagoniza el "club invisible", Salamanca Athletic Club, engendro que es hijo de este fútbol moderno alocado, descontrolado, poco respetuoso con los sentimientos y casado con el aquí-vale-todo sudoroso, apresurado e irracional.
El virtual club salmantino, que a fecha de hoy no compite todavía en Segunda B, está alterando el recorrido liguero del grupo 1º de la categoría, siempre expuesto a cambios y sorpresas. Cada semana su rival descansa, mientras la red y los medios de comunicación vomitan noticias, rumores y simples comentarios acerca de lo que va a pasar, lo que puede pasar y lo que está pasando con la fábrica de Hidalgo. ¿Jugará algún equipo salmantino esta temporada en Segunda División B? Difícil responder a esta cuestión.
Por otro lado, la pura competición es otro pozo de dudas. En el grupo 1º se ha juntado un vecindario de entidades históricas, con pasado en Primera y/o Segunda más o menos cercano, pero casi todas con las heridas de años de desmadre económico, de gestión desastrosa y de avatares deportivos para olvidar. Clubs como Real Oviedo, Real Racing Club de Santander, Racing Club de Ferrol, Burgos Club de Fútbol, Cultural y Deportiva Leonesa, junto a los irreconciliables herederos del legado logroñés, Unión Deportiva y Sociedad Deportiva, el pujante Club Marino luanqués o el Club Deportivo Ourense, pintan una liga abierta, igualada, expuesta a sorpresas, fundamentalmente porque las economías no andan finas, el mercado de jugadores es estrecho y complicado y algunos hasta se han quedado cortos de efectivos. Todo ello nivela las opciones, empata las posibilidades y alimenta la emoción, dejando al margen si el nivel futbolístico decayó o se mantiene firme con respecto a campañas anteriores.
El Racing santanderino intenta que la Segunda B no se le pegue como una lapa aún sabiendo que su futuro como entidad no está aclarado. El Oviedo juega el rol de gran favorito al título, y a regresar a Segunda. El Racing ferrolano, con buenísimo equipo conservado de la temporada anterior en Tercera pero plantilla un poco corta, se plantea terminar la temporada y decir: "esto hemos hecho y aquí seguimos". Y cuadros como Sociedad Deportiva Compostela o Real Club Celta B tienen sus opciones de brillar. ¿Hay algún club que no las tenga en una liga tan abierta? Solo van tres fechas y esto dará muchas vueltas.Como el asunto charro y la desidia federativa.